Adolescencia y padres: una etapa evolutiva que debemos conocer

Nos adentramos en una etapa impulsiva, y en ocasiones, sin capacidad de
reflexión. Una etapa donde Rocío Ramos-Paul nos explica la importancia
de mostrar a los adolescentes todo nuestro afecto y de recordar el pasado
para poder tomar conciencia del proceso

Sus primeros pasos fueron marcados por la educación. Despuésde hacer cierto recorrido profesional, acabó realizando el programade Supernanny en Cuatro, donde consiguió hacerse un hueco en la televisión convirtiéndose en un referente educativo. Ello fue el inicio de una larga carrera que culminó ejerciendo su verdadera vocación; la psicología.

La adolescencia es una etapa que, en la mayoría de loscasos, suele crear ciertos conflictos a nivel familiar debido alos cambios fisiológicos, físicos, hormonales, ¿pero tambiénhay cambios psicológicos? ¿Cuáles son? ¿De dóndeprovienen, por qué se producen?
La adolescencia es una etapa de conflictos. Al final estamos hablando de un choque en el que desaparece tu niño tan cariñoso, y se convierte en otra persona que todavía no es adulta, pero que está intentando diferenciarse. Esto genera un proceso de muchos conflictos.Generalmente estos encuentros se producen por la falta de conocimientos de los padres acerca de cómo intervenir en esta etapa evolutiva. Cuando vienen los padres a consulta, les explico lo que está sucediendo en su casa; “tu adolescente hace esto o aquello y es absolutamente normal, esperable y lo tiene que hacer porque es su momento de hacerlo”. Todos estos factores tienen que ver con el desarrollo neurológico. Los adolescentes son irascibles y tienen que aprender el autocontrol de las emociones, sin que te inunden, y para ello, hay que ensayar formas a través de las que puedas controlar todo ese tipo de sensaciones.
Es una fase en la que están aprendiendo a autocontrolarse, gestionar sus emociones, toma de decisiones. Tienen una capacidad inmensa para desarrollar las capacidades intelectuales del concepto de inteligencia, su creatividad está en emergiendo.

Estos cambios que sufren, ¿cómo podemos “suavizarlos” desde casa?
A mí no me gusta dar consejos, me gusta trabajarlos. Les enseño a trabajar para hacer cambios. Una de las cosas que es importante plantear es: ¿qué puedes hacer tú con tu
comportamiento para estar mejor en casa?,¿y qué cambios crees que pueden llevar a cabo los otros para que tú pudieras estar mejor?, ese puede ser un buen inicio. Cuando hablamos de
“herramientas” hablamos de “cambios”, es decir, ¿tengo que decirle todos los días a mi hijo 20 veces que se ponga a estudiar cuando está sentado? ¿o puedo darle un tiempo para gestionar y negociar
que se siente, estudie, sin entrar en ningún momento y cuando acabe podamos repasar los dos? Si esta situación se produce y podemos repasar los dos, con un buen trabajo hecho, ¿qué
beneficio obtiene mi hijo? O qué castigo o qué consecuencia tiene el hecho de no hacerlo o cumplirlo.

¿Su personalidad influye dependiendo del ambiente en el que se mueva? Amistades, malas compañías… como padres,¿cómo podemos controlarlo?
Has elegido una palabra fundamental para entablar este tema, “cómo controlo”. Quizás la idea que se tiene sea la errónea, y no haya que controlar nada. Vivimos en una era en la que el control y la seguridad nos tienen obsesionados. El simple hecho de que tengan whatsapp no quiere decir que tú como padre o madre puedas escribirle una media de 30 veces al día cada vez que sale con sus amigos. Va a encontrar amigos que no te gusten, ¿son muy influyentes? Sí, el grupo muchísimo, pero también es verdad que las decisiones importantes, las que tienen que ver con valores, con
lo que está más enraizado, las siguen preguntando a sus padres en general. El grupo es un factor muy importante para su autoestima en este momento y, sobre todo, la aceptación. Es verdad que hay
un riesgo de influencia de los amigos y que la adolescencia desgraciadamente es una etapa muy complicada en cuanto al establecimiento de algún tipo de adicción ya que se produce de
forma muy rápida y muy férrea en muy poco tiempo. Es una etapa de miedos e incertidumbre para los padres, pero todo pasa y todos vuelven. Los 18-20 años empieza a ser una etapa mucho más
calmada donde ya la relación que se establece con ellos es más de adulto a adulto y todo esto se va matizando y suavizando. El problema viene dado cuando no has establecido una buena relación
con tu hijo durante esta etapa de la adolescencia ya que estarás marcando la que será tu relación de adulto.

Los adolescentes, a su vez, empiezan a experimentarcambios en su cuerpo que les incita a interesarse por temas sexuales y en especial por la pornografía. Pero estas generaciones 2.0 tienen la ventaja/desventaja de tener casi
todo este contenido a su alcance a través de su móvil o tablet. Como padres, surgen muchas dudas e incertidumbre a la hora de gestionar todos estos factores. ¿Qué les aconsejarías?
La cuestión es que se están iniciando muy temprano en el consumo de pornografía e interpretando que lo que ven es real. Es decir, “esto que veo es lo que tengo que hacer cuando mantengo relaciones sexuales”. Si esto se produce con 12, 13 o 14 años y además tengo acceso, con esta facilidad, a todo el tema de pornografía, genera una enorme confusión.

Los adolescentes tienen la percepción de que en el colegio les hablan de relaciones sexuales sin incluir la parte más afectiva y lo siguen explicando manera muy escasa. En casa no se habla sobre sexo y mucho menos de pornografía. Por lo que, yo desde aquí, animo a los padres a hablar de pornografía con nuestros hijos, expliquémosles lo que es la pornografía para que no puedan distorsionar la realidad y diferenciarla de la ficción. Relacionemos el sexo con la afectividad allá como cada uno pueda, quiera o sepa.Pero que tengan un hueco para hablar.

Cuando ponemos un móvil o una tablet al alcance de nuestros hijos,tenemos que estar muy atentos. La masturbación a esa edad, en principio, es algo normal; lo único que habrá que hacer como
padres, será explicarle el contexto en el que se pueden realizar esos actos siendo completamente privados.

El verdadero problema viene dado cuando esta pornografía se convierte en sus realidades y tienden a querer encontrar una pareja para realizar aquello que ven. Por eso es muy importante que se hable desde casa, establecer una buena comunicación con nuestros hijos/as. Y para ello es importante tener en cuenta que:

  • Tienes que negociar con él/ella
  • Tener mucha tranquilidad
  • Hay que pasar por alto cómo contesta en algunas ocasiones.

Todo ello para poder llegar al punto en el que el porno no sea la forma que él/ella entienda como relaciones sexuales. Al inicio necesitan de un acompañamiento que no es internet, sino que es la comunicación, la posibilidad de preguntar, y tengan la sensación de que existe alguien que escucha sus inquietudes y no le regaña por ello.

El alcohol, tabaco o drogas blandas son factores de riesgotambién, ¿cómo recomienda a los padres prevenir estos consumos?

En esta etapa experimentan y la experimentación tiene que vercon las drogas, el sexo y el alcohol, es decir, con todo aquello que se les presenta muy atractivo. ¿Cuál es el problema que estamos
teniendo actualmente? Desde mi punto de vista, se inician muy rápido en todo. Porque, aunque la ley está ahí, sus inicios empiezan con 13-14 años.

Al inicio de la conversación hablábamos sobre la capacidad de autocontrol. En este preciso momento, tienen que aprender a tener ese autocontrol. Porque con 16 años es mucho más capaz de decir
“hoy no salgo que mañana tengo un examen”. Sin embargo, con 13 años y la gran influencia de los amigos, no tienen esa capacidad y se creen inmortales ante cualquier “mala decisión”. Para mí una de las grandes luchas se centraría en eso, en retrasar las edades de inicio. Porque todo ello inevitablemente va a estar ahí y es algo que no podemos cambiar. La clave es trabajar mucho para hacerlos responsables y, sobre todo, responsables de su propio comportamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *